¡Ganamos el Premio Álbum Ilustrado Edelvives 2016!

El álbum Una vajilla impar,  ilustrado por Isabel Hojas y escrito por mí, ha ganado el Premio Internacional Álbum Ilustrado de Edelvives 2016. Un alegría que nos encanta compartir con nuestros lectores a ambos lados del charco.

Isabel Hojas, ilustradora

Isabel Hojas, ilustradora

¿Y cómo surgió este proyecto? Veamos… Isabel Hojas  y yo nos conocimos hace poco más de cuatro años, en la Feria del Libro de Guadalajara, México. En uno de los hoteles cercanos al Feria nos juntamos por casualidad un pequeño grupo de ilustradores, agentes y autores de ambos lados de océano y durante unos días disfrutamos de fantásticos desayunos y divertidas cenas en tan buena compañía.

Así nos hicimos amigas Isabel, chilena, y yo, española. Y así conocí su trabajo, variado y sugerente en cada libro, pero aún más, lleno de emoción y calidez, como ella misma. Y a partir de ahí, ha ido creciendo nuestra amistad transoceánica y este proyecto en común.

La historia del álbum es muy sencilla, se trata del recuento que hace un padre de familia de las piezas de vajilla que tienen en casa. Una vajilla que dista mucho de estar completa, y que irá rompiéndose, extraviándose o siendo reutilizada para otros fines.

Este inventario, continuamente corregido, nos permite recorrer distintas escenas de la vida doméstica de los protagonistas y también avanzaren el tiempo, pues los hijos crecen, algún ser querido desaparece, el padre envejece. Como ocurre con la propia vajilla, también la vida está llena de cambios, pérdidas y hallazgos. Al final, las imágenes nos cuentan que lo que importa es cómo se disfruta de esos platos, esas tazas y esas cucharillas, o dicho de otro modo, cómo entrelazamos nuestras vidas a las de nuestra familia y a las de las persona que queremos.

Una-vajilla-impar---Isabel-Hojas---piccnic-720px

Ilustración interior de “Una vajilla impar”, por Isabel Hojas

Por si esto fuese poco, Isabel ha puesto en este álbum mucho de sí misma. Por eso, mientras iba esbozando la vida de la familia protagonista, con sus momentos felices y sus momentos tristes, pero con mucho amor, hemos podido compartir esas sensaciones y esa forma de entender la vida.

Para mí este proyecto ha sido algo que ha servido para armar nuestra amistad, para cuidarla y hacerla crecer. Intercambiar emails con Isabel, cada una con nuestra estación del año, cada una con nuestro horario, cada una con sus pequeñas historias vitales como trasfondo del trabajo en común, sigue siendo una alegría. Ahora toca celebrar este Premio de Ilustración de Edelvives y seguir trabajando. ¡Qué gran suerte!